martes, 8 de noviembre de 2011

" No podemos imaginar Madrid sin Llardy. Llardy resume la aristocracia y las letras. Y a su vez Llardy es resumido por el espejo del fondo. Ese espejo del fondo. Ese espejo, grande, con marco de talla dorada, está en el fondo de la tienda, sobre una consola con tablero de mármol blanco (...) En los estantes nos miran las limetas, botellas y frascos de exquisitos vinos y licores, y el espejo lo abarca todo. Frontero a la puerta, ese ancho cristal azogado recoge la claridad diurna y parece que se complace en retener los fulgores del crepúsculo vespertino (...) El espejo lo va reflejando impasible todo. Ya las luces de gas lucen en todo Madrid . El tiempo ha sido subvertido en la mente del poeta. Los caballeros que han entrado en Llardy, que entraron ayer, que entrarán mañana, son sombras vanas. Se han esfumado ya en la eternidad" José Martínez Ruiz " Azorín" (1873-1967)

No hay comentarios: